Bloqueo del nervio pudendo guiado por imagen: ¿en qué consiste?

Escrito por: Top Doctors®
Publicado:
Editado por: Yoel Domínguez Boan

La neuralgia del pudendo es una de las consultas más frecuentes por dolor perineal, es decir, dolor vulvovaginal, perianal y escrotal. En esta patología aparece un dolor de características neuropáticas, sea en forma de ardor, hormigueo o quemazón en el área del ano, de los genitales y del periné.

 

Este dolor puede asociarse a una disfunción del suelo pélvico, con alteraciones que pueden cursar o no dolor a la hora de la micción, de la defecación o de las relaciones sexuales. El dolor puede ser unilateral, puede acentuarse cuando se está sentado o ir poco a poco empeorando conforme pasa el día.

 

El nervio pudendo se forma a partir de las últimas vértebras sacras e inerva a los genitales, el recto, el esfínter del ano, el recto y la vejiga urinaria.

 

La causa más habitual de este síndrome es el atrapamiento o la lesión del nervio por diversas causas, como un traumatismo tras una caída, una cirugía previa, un parto instrumentado… A su vez, se trata de una lesión frecuente en ciclistas, fisiculturistas y en persona que trabaja en la construcción, ya que ejercen una presión constante sobre la zona perineal.

 

En esta patología se dan características de dolor neuropático, en forma de ardor, hormigueo y quemazón, en la zona genital, del ano y en el área del periné. Normalmente, el dolor es unilateral, y se agrava cuando la persona está sentada y mejora cuando está de pie, empeorando su intensidad a lo largo del día. Este dolor puede aparecer de la mano con una disfunción del suelo pélvico, con alteraciones en las relaciones sexuales, la defecación y/o en la micción.

 

 

El dolor perineal es habitual en el bloqueo del nervio pudendo
 

 

Diagnóstico y tratamiento del nervio pudendo

En el diagnóstico existen varias pruebas, como por ejemplo la Resonancia Magnética Nuclear selectiva del suelo pélvico o en la EMG del nervio pudendo que pueden ayudar, aunque su acceso y validez es limitado. Por lo tanto, el diagnóstico de esta neuralgia habitualmente es clínico, apoyado por el test diagnóstico de la infiltración de anestésico local.

 

El bloqueo selectivo del nervio pudendo es, por lo tanto, la primera prueba a tener en cuenta en la mayor parte de los casos una vez que se ha descartado la patología digestiva/ginecológica/urológica.

 

Esta técnica suele llevarse a cabo por médicos anestesistas o especialistas en Unidad del dolor, y principalmente consiste en infundir medicación en la zona adyacente al nervio bajo visión directa a tiempo real. Normalmente, se lleva a cabo con ecografía, pero en algunos casos, por ejemplo si existe obesidad, se puede utilizar escopia.

 

Se puede consultar información sobre esta intervención el consentimiento de la Sociedad Española de Dolor. A su vez, al margen de ayudar en el diagnóstico, esta técnica es una de las opciones de tratamiento. En casos en los que la duración del bloqueo sea escasa, se puede realizar una radiofrecuencia pulsada del nervio pudendo por este abordaje.

 

Si existe un síndrome miofascial acompañante se pueden hacer bloqueos selectivos de los músculos del periné con toxina botulínica. Es importante completar el tratamiento con rehabilitación y fisioterapia del suelo pélvico.

 

Existen otras opciones de tratamiento destinadas a casos severos, como la radiofrecuencia de la tercera raíz sacara, el bloqueo del ganglio impar o la implantación de neuroestimulador sacro. 

 

Si desea más información, consulte con un especialista en tratamiento del dolor.

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors
Unidad del Dolor


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..