Beneficios del Drenaje Linfático Manual

Escrito por: Susana Villalba Reñones
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

El drenaje linfático manual es una técnica de masoterapia avanzada utilizada en fisioterapia y en estética. Su finalidad es la activación manual del sistema linfático superficial con el objetivo de facilitar el drenaje del líquido intersticial y de la linfa, estancados por cualquier causa patológica, hacia territorios linfáticos sanos para su evacuación normal hacia el torrente venoso. De esta manera se evita su estancamiento o saturación por sustancias de desecho o gérmenes nocivos.

El tratamiento con drenaje linfático manual es una técnica que precisa especialización y un conocimiento profundo de la anatomía y de la fisiología de los sistemas linfático y venoso por parte del terapeuta para conseguir el óptimo resultado del tratamiento.

 

Beneficios del drenaje linfático manual

El drenaje estimula específicamente la musculatura de las paredes de los vasos linfáticos y utiliza el sistema linfático en sí para limpiar el cuerpo, reducir la inflamación y fortalecer el sistema inmunológico.

Esta técnica moviliza y drena las proteínas de los edemas linfáticos, que no son capaces de drenarse por medios instrumentales (como por ejemplo, la presoterapia, que drena solamente el líquido intersticial). Además, tiene un efecto analgésico, regula el peristaltismo intestinal y normaliza el tono muscular.

 

Tratamiento del drenaje linfático manual

drenaje manualLa técnica del drenaje linfático manual consta de una serie de maniobras manuales muy suaves y generalmente indoloras para el paciente. Cada maniobra tiene tres fases:

  • Fase pasiva de apoyo
  • Fase activa de empuje (se aplica la presión de forma creciente)
  • Fase pasiva de relajación (se elimina de forma decreciente la presión y la piel vuelve por sí sola a la posición inicial).

Con esto se consigue una acción de bombeo sobre los tejidos de forma que los vasos linfáticos puedan movilizar y volver a transportar la linfa.

Se aplican movimientos lentos, monótonos, armónicos, suaves y rítmicos. El ritmo de aplicación debe ser lento y la presión de las maniobras mínima. No debe realizarse bruscamente.

El tratamiento se inicia siempre de proximal a distal para vaciar los ganglios colectores que van a recoger la linfa.

Con el fin de evitar que la piel resbale no se utilizan productos lubricantes. Aun así, en algunos casos está permitido el uso de cremas humectantes para mejorar el desarrollo de la técnica y el aspecto seco e hipertrófico de la piel.

 

Indicaciones del drenaje linfático manual

  • Linfedema
  • Edemas linfostáticos extensos:

Edema secundario tras mastectomía.

Edema secundario por interrupción de los vasos linfáticos.

  • Edema primario.
  • Paniculosis edematosa fibroesclerótica.
  • Edema en la cabeza y/o cara.
  • Edemas locales de origen traumático: hematomas, contusiones, distrofias de Sudeck, luxaciones y fracturas.
  • Edemas locales postquirúrgicos y para acelerar la cicatrización: operaciones ortopédicas, estéticas, extracciones dentales.
  • Enfermedades reumáticas articulares (artritis, artrosis) y extraarticulares (bursitis, capsulitis, periartritis).
  • Edemas locales del sistema nervioso central y periférico: Cefaleas, migrañas, vértigo, Parálisis, Síndrome de Down.
  • Edemas por alteraciones circulatorias: Varices, piernas cansadas (edema venoso), úlceras venosas o úlceras por presión.
  • Edemas durante el embarazo (prevención de estrías, descarga de piernas).
  • Lipoedema: celulitis.
  • Inflamaciones crónicas del aparato respiratorio.
  • ORL: sinusitis crónica, rinitis, faringitis, amigdalitis.
  • Aparato digestivo: estreñimiento crónico, digestiones pesadas.
  • Edemas por la menstruación.
  • Dermatología: acné, eczema crónico.
  • Antiestrés: nervios, ansiedad.
  • Fibromialgia.

 

Contraindicaciones del drenaje linfático manual

Absolutas: 

  • Tumores malignos.
  • Infecciones agudas.
  • Edema cardiaco.
  • Varices tortuosas y con relieve.
  • Flebitis, trombosis venosa profunda o tromboflebitis en curso.
  • Edemas linfodinámicos: pocas proteínas en sangre (desnutrición).

Relativas:

  • Cáncer ya tratado.
  • Trombosis, flebitis o tromboflebitis recientes.
  • Hipotensiónarterial.
  • Inflamaciones agudas: Reuma, cólico nefrítico, gota.
  • Trastornos funcionales del tiroides.
  • Enfermedades autoinmunes (Lupus eritematoso, artritis reumatoide).
  • Asma bronquial.
  • Trastornos del abdomen.
  • Síndrome del seno carotídeo.
  • Nevus (lunares).
 Susana Villalba Reñones

Por Susana Villalba Reñones
Fisioterapia

La Sra. Villalba es fisioterapeuta especialista en Osteopatía estructural, craneal y visceral, Terapia Miofascial, Gimnasia Abdominal Hipopresiva y Pilates clínico. También tiene experiencia en la Reeducación Postural Global (RPG), en el tratamiento de cólicos en el lactante y en masaje Shantala para bebés. Actualmente dirige la Clínica Innova Fisioterapia.


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.