Autoexploración mamaria y diagnóstico precoz, esencial en el cáncer de mama

Escrito por: Dra. Isabel Rubio Rodríguez
Publicado: | Actualizado: 09/07/2018
Editado por: Patricia Fernández Ramos

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres de occidente. De hecho, según la Asociación Española Contra el Cáncer, en España se calcula que se diagnostican unos 26.000 casos al año. Por eso es muy importante la autoexploración mamaria y acudir al especialista ante cualquier signo de alerta. Con un diagnóstico y tratamiento precoz la probabilidad de curarse es muy alta.

 

Autoexploración mamaria y detección precoz del cáncer de mama

Existen determinados signos de alerta que merecen acudir a un especialista en mama con tal de asegurar que no se debe a un tumor: cualquier “bulto”, cambio de coloración, retracción del pezón o secreción anómala. Aunque, en la mayoría de los casos, no son síntomas relacionados con el cáncer, sí son signos de alerta que pueden permitir un diagnóstico precoz. La probabilidad de curación de un cáncer de mama es muy alta si se diagnostica en su etapa inicial.

Por otra parte, se aconseja la realización de mamografías de forma periódica como forma de detección precoz del cáncer de mama, antes de que cause síntomas. La mamografía está recomendada en mujeres mayores de 40 años, ya que por debajo de esa edad debe ser evaluado por cada mujer con el ginecólogo.

Asimismo, es conveniente realizar una autoexploración mamaria de forma mensual, para conocer los senos y detectar cambios que puedan producirse en ellos. Esto permite detectar alrededor del 50% de los tumores de mama de forma precoz. No obstante, debe complementarse con mamografía.

 

Diagnóstico rápido del cáncer de mama

El diagnóstico del cáncer de mama se inicia con pruebas de imagen: mamografía (rayos X) y ecografía (ultrasonidos). Si estas pruebas confirman el cáncer será necesaria una biopsia, para establecer un diagnóstico definitivo.

En caso de realizar una biopsia, se hará bajo control ecográfico, para asegurar que las células se extraen de la zona apropiada. El análisis de las células se hace por un especialista en anatomía patológica y revelará si son cancerosas o no. En caso afirmativo, además, permitirá determinar de qué tipo de cáncer en concreto se trata.

En casos concretos el oncólogo médico puede pedir pruebas adicionales de diagnóstico por imagen si lo cree oportuno para comprobar si el cáncer se ha extendido a otros tejidos u órganos, así como un análisis de sangre completo.

El circuito de diagnóstico rápido permite reducir a 24 horas el tiempo transcurrido entre la primera consulta de una paciente por sospecha de cáncer de mama y la realización de la biopsia. El resultado de ésta, para saber si es canceroso o no, se obtiene entre 48 y 72 horas. Identificar el tipo de cáncer en concreto requiere entre 4 y 7 días desde que se realiza la biopsia.

Autoexploración mamaria
Con un diagnóstico y tratamiento precoz la probabilidad de curación es muy alta
 

Tratamiento personalizado del cáncer de mama

Precisar bien el diagnóstico es esencial, ya que existen más de 50 tipos de tumores de mama distintos, y esto influirá en el mejor tratamiento para cada paciente.

Existen análisis genéticos que, de forma pionera, permiten caracterizar en detalle cada tumor y averiguar el tratamiento más indicado. El tratamiento se decidirá según el resultado de dichos análisis, que indican el tipo concreto de tumor que tiene la paciente y lo avanzada que esté la enfermedad durante el diagnóstico:

  • En casos en que el cáncer se diagnostica antes de que se haya extendido a otros órganos o tejidos (la mayoría), el tratamiento indicado es la cirugía para extirpar el tumor.
  • En dos tercios de las pacientes la cirugía permite extirpar el tumor y preservar la mama.
  • En el tercio restante, en que se requiere extirpar la mama, un especialista en cirugía plástica participa en la reconstrucción de la mama, en el mismo quirófano. En dicha reconstrucción se preserva, siempre que sea posible, la piel de la mama original, así como el complejo areola-pezón, con buenos resultados y mínimo impacto psicológico en la paciente.

Según el tipo de tumor la cirugía se complementará con quimioterapia, hormonoterapia y/o tratamientos farmacológicos dirigidos contra dianas moleculares específicas de las células tumorales. En cada paciente será necesario valorar si conviene iniciar estos tratamientos antes de la cirugía o posponerlos hasta después. También deberá considerarse la necesidad de radioterapia tras la cirugía o no.

Los tratamientos de quimioterapia del cáncer de mama suelen durar entre tres y seis meses. Atacan a las células que se reproducen rápido, entre las cuales están las cancerosas pero también algunas sanas. Los tratamientos contra dianas moleculares suelen durar un año y atacan a las células de tumores concretos. Finalmente, la hormonoterapia debe mantenerse entre cinco y diez años, y bloquea la acción de las hormonas femeninas sobre las células tumorales. Además, en casos en que se requiere radioterapia, ésta suele durar entre cuatro y ocho semanas, aunque la duración varía y se individualiza según la paciente.

Una vez concluidos los tratamientos se hace un seguimiento de las pacientes con una visita cada tres meses durante los dos primeros años y una visita cada seis meses en los años siguientes. Dichas visitas de seguimiento incluyen: exploración física, análisis de sangre, mamografía anual y pruebas de imagen individualizadas.

 

Unidad de cáncer de mama, equipo multidisciplinar para abordar la enfermedad

La Unidad de cáncer de mama atiende a pacientes con síntomas de posible cáncer de mama que precisen diagnóstico, pero también a pacientes ya diagnosticadas, para recibir tratamiento. También ofrece un servicio de segunda opinión médica para orientar la toma de decisiones individualizadas a cada paciente, según características genéticas y moleculares de las células del tumor.

Las pacientes que acuden a la Unidad de cáncer de mama son atendidas por un equipo multidisciplinar. Está formado por oncólogos médicos, cirujanos especializados en la mama, anatomopatólogos, radioterapeutas, especialistas en radiología y medicina nuclear y enfermeros. Los especialistas tomarán, de forma coordinada, las decisiones para cada paciente, de forma que la secuencia de los tratamientos se planifique de forma individual. Asimismo, el hecho de encontrarse en un mismo lugar facilitará que los pacientes reciban todas las pruebas y tratamientos sin necesidad de desplazamiento.

Por Dra. Isabel Rubio Rodríguez
Cirugía general

La Dra. Isabel Rubio está especializada en Cirugía General por el Hospital Infanta Cristina de Badajoz y en Cirugía Oncológica de la mama en el Arkansas Cacner Research Center. Fue miembro del Servicio de Cirugía de la mama del MD Anderson Cancer Center de Houston. En la actualidad es Coordinadora de la Unidad de Cirugía de Mama del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona y Co-directora de la Unidad de Cáncer de mama del Instituto Oncológico Baselga. Editora asociada en la sección de mama de las revistas médicas Annals of Surgical Oncology y Journal of Surgical Oncology, ha publicado artículos en revistas nacionales e internacionales. Es miembro de diversas sociedades médicas.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.