Atrofia vaginal: 7 síntomas, causas y tratamientos de la patología

Escrito por: Dra. Montserrat Casas Ripoll
Publicado:
Editado por: Carlota Rincón Muñoz

La Dra. Casas es toda una referente en Medicina Estética que dirige su propia clínica desde el año 1987. Es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga, ha completado su formación con un Máster en Medicina Estética, Máster en Senología y Patología Mamaria. Además, se ha formado también tratamientos estéticos con la utilización de toxina botulínica.

 

¿Qué es la atrofia vaginal?

La vaginitis atrófica es un trastorno que adelgaza las paredes de la vagina y disminuye su lubricación, esto produce una sequedad mayor y una inflamación vaginal y afecta tanto a la función sexual como a su calidad de vida en general. Si no se emplea el tratamiento adecuado los síntomas y signos pueden durar años.

 

Causas y factores de riesgo de la atrofia vaginal

La causa más probable es la menopausia natural o provocada. Otras situaciones pueden estar provocadas por la ingesta de algunos medicamentos como el Tamoxifeno, que se utiliza como terapia complementaria en el tratamiento del cáncer de mama. Anticonceptivos hormonales de baja dosis, la isotretina, algunos antidepresivos y las mujeres afectadas de liques escleroatrófico de la vulva pueden ser otras de sus causas. Asimismo, puede darse en mujeres más jóvenes sobre todo tras el parto o durante la lactancia.

En algunos casos la atrofia vaginal puede que no se manifieste

Los 7 síntomas habituales de la atrofia vaginal

En algunos casos la atrofia vaginal puede que no se manifieste. Cuando esta es sintomática, las reacciones clínicas más corrientes son:

  • Menos lubricación vaginal
  • Sentir dolor o molestias al mantener relaciones sexuales
  • Sensación de ardor o escozor al orinar
  • Incontinencia urinaria en las mujeres de más edad
  • Prolapso vaginal como consecuencia del estrechamiento de la pared de la vagina y de la pérdida de los pliegues mucosos
  • Ardor de la vagina
  • Sangrados vaginales tras el acto sexual
  • También se aumenta la facilidad de que se produzcan úlceras o lesiones en la pared vaginal.

 

¿Cómo diagnosticar la atrofia vaginal?

El especialista realizará una entrevista clínica denomina anamnesis. Se trata de una parte fundamental para diagnosticar la vaginitis atrófica. Esta entrevista en profundidad podrá proporcionar al médico la información necesaria para diagnosticar esta patología.

 

Tratar la atrofia vaginal con ácido hialurónico

Actualmente destaca el tratamiento a través de la aplicación de ácido hialurónico. Este se realiza en la misma consulta y no necesita hospitalización. Está recomendado utilizar un anestésico local 30 minutos antes de la práctica ambulatoria para conseguir un resultado totalmente indoloro. Los resultados tras la aplicación de este tratamiento son positivos y algunos de ellos son:

  • Mejora la sequedad vaginal
  • Mejora la dispareunia
  • Mejora la inflamación de la mucosa vaginal
  • Mejora el pH vaginal

El resultado puede ser variable dependiendo del paciente, sin embargo, normalmente no es necesario una nueva aplicación hasta los 8 o 12 meses.

Por Dra. Montserrat Casas Ripoll
Medicina estética

La doctora Casas es toda una referente en Medicina Estética, dirige su propia clínica desde el año 1987. Es Doctora por la Universidad de Málaga, ha completado su formación con un Máster en Medicina Estética, Máster en Senologia y Patología Mamaria. Se ha formado también tratamientos en toxina botulínica.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.