Artroscopia: mejores resultados con menor agresión quirúrgica

Escrito por: Dr. Sami Val
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

La artroscopia como tal es una cirugía mínimamente invasiva que básicamente trata patologías que afectan a las articulaciones a través de pequeñas incisiones, conocidos como portales. Esta cirugía permite intervenir sin causar daños a los tejidos que rodean a lesión.

A través de los portales se introduce una óptica, es decir, una diminuta cámara de trabajo y elementos quirúrgicos específicos que ayudan a reparar las zonas afectadas.

 

¿Cuándo se utiliza una artroscopia?

La cirugía artroscópica está dirigida principalmente a tratar lesiones producidas en las articulaciones del aparato locomotor: hombro, muñeca, rodilla, cadera, codo, tobillo…

La artroscopia se realiza en aquellas situaciones en las que existe una lesión articular que no se puede solucionar a través de métodos conservadores, como la terapia física, los antiinflamatorios, analgésicos…A su vez, también se indica en casos en los que el paciente no mejora con un tratamiento inicial médico y/o fisioterápico, valorándose el tratamiento artroscópico en estos casos.

 

¿Qué diferencia la artroscopia de otros procesos?

A diferencia de otras técnicas quirúrgicas, la artroscopia ofrece una serie de importantes ventajas:

  • Menor agresión quirúrgica
  • Menor sangrado
  • Menor riesgo de infección
  • Menos dolor en el postoperatorio
  • Acortamiento de la estancia hospitalaria: alta temprana
  • Recuperación más rápida. Posibilidad de reincorporarse antes a la vida cotidiana

 

¿En qué consiste una artroscopia de hombro?

La artroscopia de hombro es una cirugía que se realiza tanto de manera ambulatoria —con alta médica en el mismo día— como de corta estancia, es decir, con un día de ingreso hospitalario.

Las técnicas anestésicas utilizadas permiten un postoperatorio a priori sin dolor y con alta temprana.

El abordaje del paciente es como el resto de artroscopias, en el que se utilizan materiales quirúrgicos específicos, como la cámara óptica. En ocasiones es necesario aplicar suturas o materiales biocompatibles para la reparación de los tejidos.

Con la cirugía artroscópica se pueden corregir todo tipo de patologías en el hombro. 
 

¿Qué patologías soluciona la cirugía artroscópica de hombro?

Mediante la artroscopia se pueden tratar la mayoría de lesiones del hombro.

En estos casos, un control evolutivo del paciente y un adecuado manejo fisioterápico serán determinantes de cara a conseguir una recuperación exitosa de la lesión.

Las patologías que se tratan mediante artroscopia con mayor frecuencia son las siguientes:

  • Lesiones del manguito rotador, como el tendón supraespinoso, el infraespinoso, el subescapular o el tendón largo del bíceps, con patologías como la tendinitis y/o roturas.
  • Pinzamiento subacromial
  • Patología acromioclavicular
  • Calcificaciones
  • Inestabilidades, luxaciones recidivantes, lesiones en el labrum, rodete glenoideo…

Para más información sobre la artroscopia o la artroscopia de hombro, consultar con un especialista en Traumatología.

Por Dr. Sami Val
Traumatología

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Zaragoza y especialista vía MIR en Traumatología y Cirugía Ortopédica, el Dr. Val Mansour es un reputado Traumatólogo especialista en técnicas artroscópicas y en articulaciones. Actual Coordinador de la Unidad de Artroscopia y Hombro en el Hospital Provincial Nuestra Señora de Gracia y Coordinador de la Unidad de Artroscopia y Patología del Hombro en el Hospital Royo Vilanova, ejerce también como docente, asumiendo también la importancia de la constante formación académica y práctica. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes