Artroscopia de rodilla, una técnica mínimamente invasiva

Escrito por: Dr. Julián Segura Mata
Publicado: | Actualizado: 08/11/2018
Editado por: Top Doctors®

¿Qué es la artroscopia de rodilla?

La artroscopia es una técnica quirúrgica que nos permite explorar el interior de las articulaciones mediante un sistema de óptica conectado a una pantalla de visualización. Tiene la ventaja de ser mínimamente invasiva y diagnosticar las lesiones que nos encontremos dentro de la articulación y tratar o asistir en el tratamiento de las lesiones que nos encontremos.

¿En qué consiste la operación?

A diferencia de la cirugía convencional en la que para visualizar el interior de la articulación hay que realizar un gran abordaje quirúrgico, la artroscopia nos permite a través de pequeñas incisiones introducir tanto el material quirúrgico como la óptica que nos permite visualizar el interior de la articulación. En un primer lugar hacemos el diagnóstico y mediante esta técnica podemos tratar muchísimas lesiones que se producen en la rodilla. Las más frecuentes son las lesiones de los meniscos, las lesiones de los ligamentos, el famoso ligamento cruzado anterior, también las lesiones del cartílago o lesiones condrales así como también puede ayudar muchas veces a reducir de forma muy correcta o mucho más correcta las fracturas tanto de tibia como de fémur.

 

 

¿Cuánto tarda el paciente en recuperarse?

Una de las principales ventajas de la cirugía artroscópica es que permite al paciente recuperarse más rápido. En el caso de la rodilla no se entiende el tratamiento de las lesiones meniscales sin la técnica artroscópica. Tradicionalmente no quedaba más remedio que hacer un abordaje amplio y retirar el menisco entero, hoy por hoy gracias a la artroscopia podemos hacer pequeñas resecciones meniscales que permiten una recuperación funcional de la rodilla más rápida y evitan signos degenerativos en el futuro. Otra de las grandes ventajas de la artroscopia es que el dolor postoperatorio es menor ya que el abordaje quirúrgico es mínimo. Desde el punto de vista estético las cicatrices son mínimas también y la recuperación funcional es mucho más rápida. Esto es especialmente importante en aquellos pacientes deportistas, no sólo para los profesionales, que necesitan o tienen la necesidad imperiosa de volver a realizar deporte pronto, sino también en personas normales que quieren volver pronto a su actividad, a su vida normal, a su actividad laboral o a su actividad deportiva lo antes posible. La artroscopia acelera todo este tipo de recuperaciones, las hace mucho más rápidas.

Una artroscopia normal se practica por cirugía mayor ambulatoria, como mucho supone una noche de ingreso y al día siguiente el paciente se puede ir andando con ayuda de unos bastones a su casa y realizar vida prácticamente normal. En el caso de los deportistas también depende del grado de la lesión o el tipo de intervención que se haya realizado pero la recuperación es mucho más rápida que con la cirugía clásica.

Por Dr. Julián Segura Mata
Traumatología

El Dr. Segura es un reputado especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica. Es experto en Medicina del Deporte y en Miembro Inferior. En la actualidad dirige la Unidad de Medicina Deportiva en Trayner en el Hospital Quirón Zaragoza. Es miembro de la Sociedad Española de Artroscopia y de la Sociedad Española de Traumatología del Deporte. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes