Anquiloglosia: ¿cuándo se debe intervenir?

Escrito por: Dra. Pilar Gómez Tapiador
Publicado:
Editado por: Margarita Marquès

El frenillo sublingual es una estructura anatómica que une la lengua (área ventral) con el suelo de la boca.

 

Por otro lado, la anquiloglosia es la lengua anclada, es decir, lengua limitada en su movimiento por un frenillo corto, mal insertado y poco elástico.

 

Clásicamente, se establecen 4 tipos de anquiloglosia:

  • Tipo I: Muy anterior, muy limitante y se debe intervenir.
  • Tipo II: Algo más posterior que el tipo I. Es muy limitante y se debe intervenir.
  • Tipo III: Posterior a la punta de la lengua. Limitante, de manera que se debe valorar la intervención, pero es recomendable.
  • Tipo IV: Submucoso y difícilmente identificable. Es limitante y necesita valoración exhaustiva, porque puede no ser necesario intervenirlo. Sin embargo, si genera problemas, hay que evaluarlo y seguirlo en caso de no intervenir.

 

La anquiloglosia una intervención menor, que consiste en cortar el frenillo
que ancla la lengua y asegurarse de la liberación y movilidad de la misma

 

¿Cuándo es necesario operar del frenillo?

  • Los tipos I y II se deben operar siempre.
  • Los tipos III y IV se deben operar según valoración. Dependerá de varios factores, que van en función de la edad del paciente. Estos factores pueden ser: problemas en la alimentación (bebés), daño a la madre durante la lactancia (grietas, mastitis…), limitación en la colocación de la lengua al dormir, rotacismo (problemas para pronunciar la R), problemas en la pronunciación de otros fonemas…

 

¿Cómo se realiza la cirugía de la anquiloglosia?

Es una intervención menor, que consiste en cortar el frenillo que ancla la lengua y asegurarse de la liberación y movilidad de la misma. Dependiendo de la edad y del tipo de intervención puede ser necesario dar puntos.

 

En bebés se puede realizar en la consulta con anestesia tópica.

 

Después de la intervención, ¿debo hacer algo más?

Sé, esta intervención necesita unos cuidados posteriores. Dichos cuidados van a depender de la edad del paciente y, por lo tanto, del tipo de intervención que se le haya realizado.

 

En bebés, es necesario hacer una serie de ejercicios para evitar una mala cicatrización (que puede dejar la lengua más anclada de lo que estaba antes).

 

El abordaje debe ser integral, hay que hacer varias revisiones para un seguimiento adecuado y puede ser necesaria la colaboración de otros profesionales como fisioterapeutas, osteópatas, odontólogos y logopedas.

Por Dra. Pilar Gómez Tapiador
Otorrinolaringología

La Dra. Gómez Tapiador es una gran especialista en Otorrinolaringología. Cuenta con más de 10 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos ámbitos de la especialidad. En concreto, es experta en cirugía de la obstrucción nasal, sinusitis, sordera, acúfenos, vértigo y faringitis, entre otros tratamientos y patologías.

A lo largo de su trayectoria profesional, ha combinado su labor asistencial con la realización de presentaciones en cursos, jornadas y congresos de la especialidad. Además, es autora de artículos que han sido publicados en revistas de gran prestigio. En la actualidad, ejerce en Asistencia Médica Otorrinolaringología y es miembro de la Sociedad Española de ORL (SEORL).

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.