¿Alergias causantes de pólipos nasales?

Escrito por: Dr. Rafael Casañas Barrios
Publicado: | Actualizado: 20/04/2018
Editado por: Roser Bernés Ubasos

 

¿Qué son los pólipos nasales?

Los pólipos nasales son formaciones que crecen dentro de la nariz, como si fuesen “peras” que cuelgan desde la mucosa de la zona etmoidal nasal. Son lesiones completamente benignas y de origen inflamatorio. Pueden afectar a cualquier persona, siendo muy infrecuente que aparezcan en menores de 10 años y habiendo una mayor incidencia en pacientes que ya sufren otras enfermedades alérgicas (rinitis alérgica, asma, etc). En general, se calcula que afectan al 2 - 5% de la población. El tamaño que pueden llegar a tener es muy variable y los síntomas que van a producir dependerán de ese tamaño y de su localización exacta dentro de la nariz.

Por lo general, es una enfermedad que afecta a ambos lados de la nariz, no teniendo que ser una afectación simétrica en ambos lados. Los pólipos pueden ser múltiples o ser un sólo pólipo solitario. Son una enfermedad recidivante, lo que significa que una vez curados o controlados, pueden volver a aparecer.

 

polipos nasales¿Cuáles son sus causas?

La causa fundamental es una base alérgica. Puede haber otros factores influyentes, como la predisposición genética o la polución ambiental, pero su incidencia es mayor en personas que padecen otros cuadros alérgicos como el asma bronquial y la rinitis alérgica. También se manifiestan pólipos nasales en pacientes afectados de sinusitis crónica en los que no hay un componente alérgico, siendo en estos casos secundarios a la infección.

 

¿Qué síntomas pueden presentar?

Además de los conocidos síntomas de la alergia (estornudos, picor nasal y goteo de moco continuo), los síntomas que presentan son por obstrucción de la nariz, lo que se traduce en: tener que respirar por la boca (sequedad e irritación de garganta), alteraciones del olfato (referida por los pacientes como “no huelo y la comida no me sabe a nada”), dolores de cabeza y predisposición a padecer sinusitis de repetición. Es muy común que los pacientes refieran que “tienen la nariz llena de moco y no se pueden sonar”. Hay que tener en cuenta que no todos los pólipos producen síntomas: podemos encontrar pacientes afectados de poliposis que no refieren síntomas y, por el contrario, un pólipo único puede ser muy sintomático.

 

¿En qué consiste su tratamiento? ¿Qué resultados ofrece?

El tratamiento debe ir destinado a que mejoren la respiración nasal y la ventilación de los senos paranasales, lo que conlleva entonces un menor riesgo de sinusitis y una mejor calidad de vida. Una vez controlados estos dos aspectos, es fundamental la persistencia del tratamiento para evitar la recidiva.

De entrada, lo mejor son los corticoides aplicados directamente dentro de la nariz, con lo que se consigue un elevadísimo nivel de control. Los corticoides en pastillas o inyecciones tienen muy buen control de la enfermedad en las crisis y como tratamiento inicial, pero por sus efectos secundarios, no se deben mantener como tratamiento continuo si puede evitar. Los corticoides aplicados directamente en un espray dentro de la nariz carecen prácticamente de efectos secundarios en el resto del cuerpo.

En caso de persistir los síntomas se pasa al tratamiento quirúrgico que, sin duda, es el mejor, pero al ser el más agresivo, nunca se suele utilizar de entrada. Es fundamental tratar también las enfermedades concomitantes como las que ya hemos comentado (rinitis alérgica o asma) para conseguir un buen control. En caso de que los pólipos produzcan crisis de sinusitis, es obligatorio añadir tratamiento antibiótico, que no solo controlará la
infección sino que además evitará el empeoramiento de la poliposis.

 

¿Se pueden prevenir de algún modo? ¿Existe algún tipo de característica que predisponga su aparición?

Al ser una enfermedad relacionada con la alergia, la mejor forma de prevenir su aparición es el buen control de la alergia. Sucede lo mismo con cualquier enfermedad que acompañe a la poliposis nasal (asma, fibrosis quística). La inspección del resto de las patologías es fundamental para el seguimiento de los pólipos. En caso de que lleguemos a operarlos para extirparlos, es fundamental la persistencia del tratamiento y así intentar prevenir la reaparición.

 

.

Por Dr. Rafael Casañas Barrios
Otorrinolaringología

Prestigioso especialista en Otorrinolaringología, el Dr. Casañas Barrios es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria desde 1994 y Doctor en Medicina y Cirugía con el grado de Cum Laude por la Universidad de Salamanca. Realizó la especialización en ORL a y Cirugía de Cabeza y Cuello en el Hospital Universitario de La Princesa de Madrid. Ha realizado distintos cursos vinculados con su especialidad. Con el objetivo de divulgar sus conocimientos, ha publicado numerosos artículos y ha asistido a diferentes congresos de alcance nacional e internacional. Actualmente es especialista a nivel en la consulta de tradición familiar en Las Palmas de Gran Canaria, para la cual realiza también la asistencia quirúrgica en la Clínica Santa Catalina de Las Palmas de Gran Canaria. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.