Alergia a medicamentos: la prevención es fundamental

Escrito por: Dr. Manuel de Barrio Fernández
Publicado:
Editado por: Alicia Arévalo

La alergia a medicamentos constituye uno de los motivos de consulta más frecuente en la práctica clínica alergológica. Pero sucede infrecuentemente, especialmente en la infancia, y al contrario de lo que ocurre con otras alergias (respiratorias, alimenticias, etc.), no es una enfermedad hereditaria.

Las reacciones alérgicas medicamentosas (RAM) acontecen, habitualmente, de manera inesperada e impredecible y pueden ser graves (anafilaxia y ciertas erupciones cutáneas). La alergia a un medicamento contraindica su uso para el futuro, lo que en ocasiones puede constituir un problema para el paciente. Por esta razón siempre es conveniente realizar, por el especialista alergólogo, un adecuado estudio para hacer un correcto diagnóstico, con el fin de delimitar al máximo las prohibiciones terapéuticas que se le indique al paciente.

La alergia es uno de los tipos de reacción adversa que pueden desencadenar los medicamentos y no tiene nada que ver ni con la dosis ni con sus efectos farmacológicos. Habitualmente suceden en personas que previamente han tomado la medicina sin que, aparentemente, les haya causado ningún problema (periodo de “sensibilización”), y es excepcional que se desencadenen sin que haya habido un contacto previo con el medicamento.

La reacción alérgica es debida a un mecanismo inmunológico de hipersensibilidad, y puede ser:

  • De tipo inmediato o anafiláctico (urticaria, hipotensión, broncoespasmo, etc.), causadas por anticuerpos Ig E.
  • De tipo no inmediatas o tardías (diversos tipos de exantemas), que son mediadas por células (linfocitos).


 

Es importante que cuando se sufre una RAM el paciente apunte o conserve el nombre del medicamento sospecho de la reacción.
 

¿Cuáles son los medicamentos que causan alergias?

Cualquier medicamento puede desencadenar una RAM, aunque algunos lo hacen con mayor frecuencia. Los fármacos que se usan de forma crónica (antihipertensivos, hipolipemiantes, etc.) es más raro que provoquen alergia; sin embargo los que se usan a demanda en cursos cortos y/o repetidos (como los antibióticos o los antiinflamatorios: AINE) es más fácil que desencadenen esta clase de reacciones. Otros medicamentos, como antisépticos, antiepilépticos, anestésicos, quimioterápicos o los contrastes yodados radiológicos, puede también causar RAM.

Cuando se sufre una RAM es muy importante que el paciente apunte o conserve el nombre del medicamento sospechoso de la reacción, lo que puede simplificar mucho el estudio diagnóstico que, en bastantes ocasiones, resulta tedioso requiriendo múltiples visitas hospitalarias. En este sentido es muy importante también anotar los síntomas, fotografiar la erupción (si la hubiera), y no demorar mucho el estudio, ya que simplificaría la realización de pruebas que habitualmente suelen ser complejas.
 

¿Que son las alergias a los AINE?

Las RAM causadas por AINE son iguales a las originadas por otros medicamentos, en cuanto a mecanismo y manifestaciones clínicas (síntomas). En estas reacciones verdaderamente alérgicas (inmunológicas), solo el antiinflamatorio responsable (Metamizol, por ejemplo) y los de la misma familia (Pirazolonas, en este caso) y que tengan la misma estructura o similar podrían reproducir la reacción si se vuelve a tomar el fármaco.

Pero los AINE pueden provocar otro tipo de reacción adversa similar a las RAM pero de mecanismo no inmunológico conocidas como reacciones de hipersensibilidad no alérgica, reacción pseudoalérgica o de intolerancia:

  • Los síntomas son superponibles a los de la alergia (urticaria-angioedema, broncoespasmo o rinitis)
  • No suelen ser inmediatas, es decir, suceden horas después de tomar el medicamento.
  • Los síntomas se desencadenan con AINE de diferentes familias no relacionadas, como por ejemplo, metamizol, ibuprofeno, diclofenaco o ácido acetilsalicílico.

Algunos pacientes, como ciertos asmáticos con rinosinusitis crónica o poliposis pueden presentar este tipo de reacciones con más frecuencia. En otras ocasiones los síntomas se manifiestan solo a nivel cutáneo-mucoso, y algunos pacientes (como los que sufren urticaria crónica) pueden ser también propensos a este tipo de reacciones. En estos casos la reacción es causada por una inhibición enzimática (no por alergia), y estos pacientes solamente pueden tolerar un número reducido de AINE (Coxib, isonixina, meloxicam), debiendo evitar el resto.
 

¿Cuál es el mejor tratamiento para la alergia a los medicamentos?

El tratamiento de las RAM es el mismo que el utilizado en las reacciones causadas por otros alérgenos (alimentos, etc.), y consiste en la administración, en función de la gravedad, de adrenalina, antihistamínicos y corticoides, además de otras medidas (fluidoterapia, oxigenoterapia, etc.) cuando se requieran.

No obstante, el aspecto más importante en el manejo de la alergia a medicamentos es la prevención mediante la evitación del uso del fármaco responsable de la alergia y los de la misma familia (estructura similar), con el fin de evitar que puedan desencadenar nuevas reacciones alérgicas, que pueden ser más graves. Esto puede, en ocasiones, constituir un grave problema para el paciente alérgico, que podría no poder usar un fármaco esencial para el tratamiento de alguna enfermedad grave que pudiera padecer. Por esta razón es muy importante realizar un estudio alergológico adecuado, con el fin de establecer correctamente el diagnóstico, y delimitar adecuadamente las restricciones terapéuticas (prohibiciones) que el paciente deberá cumplir en el futuro, y que fármacos alternativos podría usar en su lugar.

Sin embargo, en el caso de que el fármaco al que es alérgico el paciente fuera imprescindible para el tratamiento de una enfermedad que pudiera sufrir, el medicamento se puede readministrar mediante un protocolo conocido como desensibilización, que consiste en la administración de dosis progresivamente crecientes del medicamento, comenzado por cantidades muy pequeñas, lo que debe realizarse en un medio hospitalario y por un especialista alergólogo. En ocasiones puede ser necesaria la administración de tratamiento antialérgico (antihistamínicos, corticoides…) con el fin de evitar el desencadenamiento de reacciones alérgicas durante el procedimiento.
 

¿Se pueden prevenir las reacciones alérgicas a medicamentos?

En el paciente alérgico conocido (o con sospechas de que pueda serlo), para prevenir el desencadenamiento de una nueva reacción alérgica, es esencial que informe adecuadamente de su problema al profesional sanitario, para lo que él debe ser perfectamente consciente de cuál es su alergia concreta, incluso portar una placa identificativa donde conste su problema, por si no pudiera informarlo.

La prevención de la “sensibilización” primaria (hacerse alérgico) es bastamente más compleja. Solamente en algunos casos se conoce que algunos pacientes pueden tener predisposición genética para el desencadenamiento de ciertos tipos de reacción frente a medicamentos concretos, por lo que si se conoce su “carga genética” (genotipo) al respecto, es recomendable evitar el uso del fármaco en cuestión. Pero al margen de esto, no es posible prevenir la aparición de nuevo (primera vez) de una RAM.

En general no hay medidas que puedan implementarse para la prevención de RAM a un fármaco concreto, aunque algunas pueden ayudar, como por ejemplo: evitar uso innecesario de medicamentos no indicados (por ejemplo ABS en infecciones respiratorias víricas), la automedicación, etc. Es más fácil que un paciente se haga alérgico si toma reiteradamente un medicamento, que si no lo toma o lo hace excepcionalmente. Ciertos cofactores, como algunas infecciones, enfermedades que requieran uso repetido de medicamentos o edad avanzada, pueden predisponer al desencadenamiento de RAM.

Por Dr. Manuel de Barrio Fernández
Alergología

El Dr. de Barrio es un reputado experto en Alergología, especializado en el tratamiento de diferentes alergias y el asma bronquial. Sus 30 años de experiencia le han permitido especializarse en el tratamiento para alergias a los medicamentos, a alimentos, respiratorias, ocular, cutáneas, de contacto y de insectos, sobre todo a las avispas. El doctor cuenta con numerosas publicaciones en medios y ponencias en congresos a nivel nacional e internacional, así como colaboraciones en capítulos de varios libros especializados. Actualmente, el doctor ejerce profesionalmente en el Hospital de la Paloma y el Centro Médico Hortaleza.
 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.