Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Politica de cookies

Esclerosis sistémica


Especialidad de Reumatología

La esclerosis sistémica o esclerodermia es una enfermedad mixta del tejido conectivo que afecta a piel, órganos internos, articulaciones y vasos sanguíneos. El principal síntoma de la esclerosis sistémica es inflamación y endurecimiento de la piel, además de inflamación y cicatrización de muchas partes del cuerpo que causan problemas en órganos como el corazón, los pulmones, o los riñones, entre otros. La patología se puede presentar de forma severa, llegando incluso a provocar la muerte, o de forma leve, en la que sólo se manifiesta de manera localizada. Así pues, existen dos tipos principales de esclerosis. La primera es la esclerodermia localizada, que afecta únicamente a la piel, provocando áreas descoloridas, estrías o franjas gruesas, y la segunda es la esclerodermia sistémica que afecta a la piel, los vasos sanguíneos y los órganos internos. Dentro de la esclerodermia localizada existe una variedad llamada morfea lineal que aparece con mayor frecuencia en los niños y que puede ocasionar alteraciones funcionales, contracturas articulares, deformidad y manifestaciones neurológicas. El tratamiento de la enfermedad depende del tipo y de la severidad de los síntomas.